Con la tecnología de Blogger.

22 de agosto de 2011

CUANDO GANAR NO SE TRATA SOLO DE UNA MEDALLA....

Cuando estuve en Canadá para la primer carrera en el Lago St Jean, al día siguiente a la competencia entrené en la playa del lago de mi casa (cada nadador se aloja en una casa de familia y mi familia de Canadá tiene su casa que da al lago), me acuerdo que era una tarde muy especial. El dia anterior yo había ganado la carrera. El sol estaba cayendo, y el lago estaba súper plano, no había ni una ola, tanto que se veían los pueblos de lejos de las otras orillas. Yo me puse a nadar de una escollera a la otra cerca de la costa. Diego me miraba desde la orilla sentado en la puerta de nuestra casa.
De pronto noté que las familias vecinas estaban saliendo para verme nadar y al mismo tiempo una nenita de unos 12 años se acercaba con el padre a donde estaba Diego sentado. Al rato, Diego me hizo una seña como para que me detuviera. Yo me detuve en el medio del lago esperando saber que era lo que Diego quería decirme, cuando al mismo momento veo a la nena corriendo metiéndose al lago en malla y antiparras.
Diego me gritó “quiere nadar con vos un ratito… nadá al lado de ella”… ella me miraba contenta queriéndome decir mucho más que lo que nuestro idioma (su francés, y mi ingles) nos permitía. Pero existe un idioma universal y para eso no hay que hablar ninguna lengua. Nos entendimos mirándonos y fue mucho mejor que hablar.
Ella nadó al lado mío unos 3 minutos y luego cuando paramos se encontraba agitada. Estaba haciendo su mayor esfuerzo ¡!!! Sentí mucha ternura. Noté que estaba prestando mucha atención a su técnica, ella quería sorprenderme y mostrarme lo bien que nadaba. Cuando nos detuvimos el padre y toda su familia estaban en la orilla, sacando fotos, aplaudiéndola.
Le dí un beso y le agradecí. Y ella hizo lo mismo. Las dos estábamos contentas. El padre le agradeció a Diego una enormidad. Lo miró emocionado y le dijo: “No sabés cuán importante ha sido este momento para mi hija. No se lo va a olvidar nunca en su vida. Muchisimas Gracias”… yo no llegué a decírselo pero me hubiera gustado decirle que yo tampoco lo olvidaría.
Me ví reflejada en esa chiquita. Me vi a mi misma con 12 años. Con sueños, con ilusiones, con futuro por delante...con un largo camino por recorrer, el cuál seguramente la estará esperando con muchas incertidumbres, incluso quizá hasta un camino que le será por momentos difícil y doloroso, pero un camino hermoso que le valdrá la pena caminarlo con decisión, sin miedo y con mucho coraje. Sentí ganas de advertirle algunas cosas que podría llegar a encontrar en ese camino… pero enseguida me dí cuenta que no era conveniente. Era necesario que ella viviera y superara algunas situaciones por más dolorosas que le resultaran…. eso la haría fuerte e invencible en el futuro… su familia era hermosa y eso también ayudo a tranquilizarme… supe que ellos estarían presentes cuando ella lo necesitara… asi que no le adverti nada, simplemente le auguré suerte para su caminata.

Estas son las cosas maravillosas que me está dejando el deporte. Algunas veces podés ganar una carrera y otras podés no hacerlo. Pero no hay manera de no ganar cuando te pasan cosas de este tipo y tenés el alma abierta para que puedan llegarte al corazón.

Saludos para todos!!
Pili :)